Te conocí en un bazar: venta de ropa de segunda mano

Brenda Mondragón Toledo

En los últimos años, la tendencia por comprar ropa de segunda mano ha ido en aumento y esto ha provocado nuevas dinámicas de comercio a nivel global. De acuerdo a los reportes de ThredUp, el valor del mercado de segunda mano- en 2019- fue de 64 billones de dólares a nivel global. Se espera que para el 2029 el mercado de reventa sea mayor que el de la fast-fashion[1]. La creciente preocupación por el medio ambiente ha impulsado a algunos consumidores a cuestionar las actuales dinámicas comerciales de la moda tradicional y a modificar su forma de comprar. Esta tendencia ha aumentado a partir de la pandemia. Por una parte, el confinamiento ha dado tiempo para hacer limpieza de armarios, a la par que la compra y venta en línea ha aumentado a través de plataformas de venta o redes sociales (FashionUnited, 2020[2]).

Las prendas ofertadas en los bazares de segunda mano vienen directamente del armario de la vendedora pero también de los mercados de ropa de paca o del tianguis. Este último expone las conexiones entre la ropa donada a organizaciones de caridad en Estados Unidos y otros países, que es vendida en el sur global como ropa de paca. La venta de esta ropa de segunda mano es una forma de ingreso para muchas mujeres en México que hacen uso de redes sociales como Instagram. La lógica detrás del consumo de este tipo de prendas de vestir se mueve bajo el discurso de sustentabilidad con el propósito reciclar, reusar y reducir. Para entender mejor este mercado, me acerqué a Diana M., quien usa y vende ropa de segunda mano en bazares físicos y digitales.

Diana M. tiene 24 años y es originaria del estado de Tlaxcala. Actualmente es pasante de licenciatura en antropología social de la BUAP, por lo que vivió en Puebla durante sus años universitarios. Fue en este tiempo que se acercó a la ropa de segunda mano. Hace aproximadamente cuatro años que Diana comenzó a comprar ropa en el tianguis. En la siguiente entrevista, Diana nos cuenta de qué trata este mercado y lo que ha significado para ella.

¿Cómo te acercaste a la ropa de segunda mano?

Diana M.- Yo llegué cuando estaba estudiando en Puebla y una de mis amigas iba mucho al tianguis de San Bartolo a comprar ropa de segunda mano, o sea, la paca. Ella me decía que era buena ropa y hasta podía encontrar de marca. Acepté ir porque no tenía suficiente dinero para comprar ropa nueva y quería ver qué encontraba. La primera vez que fui fue en diciembre. Mis papás me habían dado dinero para navidad pero yo decidí gastarla en el tianguis y fue magia porque la ropa era muy chida, única, no se repetía y aparte estaba barata. Nadie de mi familia compraba y no estaban muy contentos con mi decisión, pero yo empecé a decir, ‘Pero, ¿qué tiene?’ 

Todavía voy al centro comercial pero veo la ropa y no me gusta o ya la veo muy cara.

¿Cómo funcionan los bazares en línea de segunda mano?

Diana M. -Las chavas empiezan vendiendo su propia ropa y cuando ésta se les acaba, empiezan a ir al tianguis a comprar ropa de paca para venderla en redes sociales, como Instagram. 

Principalmente hay dos etapas en los bazares:

  1. Cuando las chavas empiezan a sacar sus cosas, hacen limpieza y sacan zapatos, chamarras, de todo. Esos son los bazares que conocemos de segunda mano donde hay un trato directo con la antigua usuaria de la ropa. 
  2. Después, las chavas empiezan a invertir luego de haber vendido su propia ropa. E      ntonces empiezan a ir al tianguis por ropa. Ahí ven si hay que arreglarla, la lavan, la planchan y le dan una mejor presentación para poder venderla. 

Realmente nunca vas a saber si era su ropa o no hasta que la veas comprando en el tianguis. 

Entre la ropa de paca puedes encontrar ropa de 10 pesos en buenas condiciones pero después de mucha búsqueda porque son mesas extendidas o pedazos de madera extendidas y toda la ropa está ahí amontonada. Obviamente, cuando llegan los comerciantes, la acomodan. Pero entre tanta gente, se vuelve un bulto de ropa. Hay que llegar temprano y buscarle, aventar todo y jalar y aventar, jalar y aventar, y así. Siempre ha ido mucha gente que compra ahí su ropa pero, últimamente, con el boom de los bazares, pues ves a muchas morritas comprando.

Es un proceso de buscar y escoger unas 20 prendas y después es un día de lavar y planchar. Si viene rota, la coses. Otro día les tomas fotos, luego las subes a tu Instagram con una descripción y finalmente contestas mensajes. Después hay que ordenar las entregas y estar pendiente de la cuenta de Instagram, contestando mensajes y haciendo entregas. 

A veces encuentras prendas más nuevas porque en el tianguis llegas a encontrar prendas con etiqueta. La dinámica en Instagram es muy diferente a la de los bazares en físico. En Instagram lleva una producción previa: la foto, que se vea bien, la luz, el fondo, la descripción y todo para que se vea bien. En los bazares es más sencillo porque sólo la cuelgas, pero la vendes mucho más barata que lo que puedes cobrar en Instagram. En los bazares en físico no hay que esforzarse en la foto o estar atendiendo a las chavas constantemente por mensaje. 

 Instagram: @thredup

¿Cuál es la importancia de fomentar la ropa de segunda mano?

Diana M.- Considero que la ropa de segunda mano busca criticar nuestras formas de consumir dentro de un sistema capitalista. Principalmente a la industria de la fast-fashion. A través de la ropa de segunda mano, la gente empieza a comprar de manera más consciente comprando sólo lo que de verdad necesitan. Yo tengo pocas prendas pero todas me gustan y sí las uso. Sólo he comprado prendas que me gustan y, otra parte, es ropa que usaban mis tías o mi mamá en los 80s y que ahora me la regalan. Me gusta porque valoro de manera distinta las prendas al haber pertenecido a alguien de mi familia: es ropa bonita y es como si conservaras algo de ellos. 

He notado un cambio desde que empecé a usar ropa de segunda mano. Antes tenía mucha ropa y ahora sólo tengo lo esencial. Sólo tengo lo que de verdad voy a usar y lo que necesito. A veces es difícil deshacerse de la ropa que ya no usas y pensar ¿y si algún día lo vuelvo a usar? Pero es parte del proceso donde hay que desprenderse de todo eso y es un trabajo constante. Ya no quiero caer en el consumismo y eso también me ha ayudado a no gastar tanto en ropa. Entrar en el mundo de la ropa de segunda mano también implica un proceso de reconocimiento sobre cómo te gusta verte, qué colores, qué tipo de prendas, qué tipo de cortes, faldas, vestidos y acercarte al tianguis te permite comenzar este reconocimiento; lo que te permite ser más consciente de lo que usas.

También se ha convertido en un espacio para que las morras puedan vender sus prendas y cada quién decide cómo venderlas; si es por trueque o si es por dinero. Hay muchos bazares en grupos de Facebook que son espacios de puras morras donde piden trueques o venden cosas y ponen una lista de cosas que están buscando a cambio. Simplemente dejan de usar una chamarra pero la cambian por un pantalón y es lo que ha ido generando estos espacios de intercambio. Al final, son estrategias de autosuficiencia que dan libertad económica a las chavas, así como ayudan a aportar un sustento para sus familias.

Fuentes recomendadas:

Sandoval Hernández, Efrén. (2019). Ropa de segunda mano: desigualdades entre el norte global y el sur global. Frontera norte,31, e2062. Epub 05 de febrero de 2020.https://doi.org/10.33679/rfn.v1i1.2062

Norris, Lucy. (2012). Trade and Transformations of Secondhand Clothing: Introduction. Textile The Journal of Cloth and Culture. 10. 128-143. 10.2752/175183512X13315695424473.

Fashion Footprint Calculator: thredup.com/fashionfootprint


[1] https://www.thredup.com/resale/#resale-growth

[2] https://fashionunited.mx/noticias/moda/aumenta-la-venta-de-segunda-mano-debido-a-la-limpieza-de-armario-durante-la-cuarentena/2020061629167

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: